El Sol Naciente

Finalmente conseguimos viajar a Japón. A pesar de las primeras impresiones que fueron un poco decepcionantes lo que hemos visitado nos ha encantado.

La entrada a Osaka recordaba demasiado el lado gris y triste de muchas ciudades China. El viaje hasta Kyoto a pesar de estar dominado por construcciones relativamente bajas nos pareció poco atractivo. La entrada de Kyoto tampoco nos flipó, nos esperabamos encontrar un japón tradicional perfectamente sobrevivido al paso del tiempo. Todo el mundo cita el Japón como el lugar donde, al contrario de China, se ha sabido custodiar intacto el patrimonio cultural y las tradiciones, pero la verdad es que en mucha parte el nuevo inunda, remplaza y esconde el antiguo. Como en China solo hay barrios y callejuelas donde todo ha quedado intacto. Sin embargo al cabo de un par de días nos dimos cuenta que en Japón todo es diferente. Silencioso, respectuoso, sonriente, extremadamente fácil aunque nadie hable inglés. Kyoto nos sorprendió cada día más con sus rincones y tradiciones. La naturaleza y el patrimonio cultural están tan entremezcaldos que ir de turista se convierte en un viaje espiritual.
A pesar de ello Mauro durante todo el viaje seguía buscando Gozilla y todos los personajes que han dominado su niñéz. Lo cierto es que entre la gente, las casitas y las publicidades a menudo parecía estar en un dibujo Manga.
Viajamos por todo el Kansai la región que más conserva la arquitectura tradicional Japonesa, visitamos algunos de los lugares filmados por Kurosawa y nos cruzamoa a menudo con los personajes de Ozu.
Nos gustarón las Geishas, los baños japoneses, la comida, los paseos en bici y sobre todo los japoneses. Los hombres son muy atractivos, las mujeres son muy Manga…
[Not a valid template]

Prev Hangzhou
Next Arte y Shanghai